lado right
Reflexión Pastoral Inter Noticias

Publicado el: jueves, 16 de febrero de 2017 a las 8:45 am

Reflexión No. 11: “El día del amor: ¿amor de hechos o de palabras?”

Reflexión 11Texto bíblico clave:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eternal (Juan 3:16).

Intercambio de tarjetas, flores, chocolates y prendas, son los signos para saber que ha llegado el día de San Valentín. Se dice que este día se comenzó a celebrar en los países de habla inglesa allá por el Siglo XVIII y en los países latinos nos llega de manera reciente y por influjo anglosajón. En Argentina, por ejemplo, le llaman el “día de los enamorados”. En Puerto Rico las flores, los chocolates y llevar a cenar a esa persona amada es algo común. Basta con dar una mirada a la internet y descubrir la infinidad de tradiciones culturales correspondientes a dicho día.

No sabemos mucho sobre el origen de esta festividad, pero entre muchas historias (leyendas) hay una que me parece curiosa. Aclaro, que existen otras leyendas como el caso de aquella que se remonta a la fiesta de la fertilidad la Lupercalia en la antigua Roma. Como sea, una de las historias que siempre me ha fascinado cuenta que en el año 270 d.C. el emperador romano Claudio II prohibió, mediante un edicto el matrimonio debido a que los recién casados se negaban a ir a la guerra. En la antigua Roma ir a la guerra era una cuestión de honor y lealtad al estado. De hecho, un asunto moral. Fue entonces cuando un obispo llamado Valentín comenzó a celebrar matrimonios de manera clandestina. Su violación al edicto fue descubierto y Claudio ordenó que lo decapitaran. En la cárcel, mientras esperaba su muerte, conoció a Julia, la hija de su custodio, y se enamoró. Julia era ciega y un milagro atribuido al amor del cura le permitió a Julia recuperar su vista. Valentín fue ejecutado el 14 de febrero y en su tumba la tradición indica que Julia plantó un árbol de almendras. Hoy ese árbol, es considerado símbolo del amor y de la amistad. El resto es historia.

Por encima de toda visión comercial contemporánea, el día del amor y de la amistad no corresponde a un sólo día. Dar y recibir amor a nuestros seres más queridos así como a nuestras amistades más cercanas –es algo que nos correponde ofrecer todos los días del año. Tampoco el amor está circunscrito al amor de pareja. Es decir, a aquel que se relaciona con el amor “Éros.” También existe el amor “Filial” (entre padres e hijos) y el amor “Ágape” que se brinda de manera incondicional sin esperar nada a cambio. Tal como Dios lo mostró a través de su Hijo Jesucristo en la cruz. Un amor que se ofreció gratuitamente y se dio, al grado, de morir por todos nosotros (ver, Jn. 3:16).

En un mundo donde los valores se han visto en crisis; el deterioro de las relaciones entre personas no debe ser medido a base del “bien material”, sino de la valía y dignidad humana. Tampoco el amor se mide por lo estético, tal como la sociedad postmoderna alienta.  A la gente se le ama por lo que es: seres humanos creados a la imagen y semejanza de Dios. La trascendencia del valor estético reside en el interior de la persona más que en lo exterior. En fin, no es que celebremos el día del amor y la amistad; hay tradiciones que invitan a re-enfocarnos nuevamente en la importancia de ciertos valores. En este caso, el amor. Sin embargo, debemos estar claros que el amor es una decisión y si es genuino no se fundamenta en lo que “yo” puedo esperar del otro. Ya sea un favor o bien material. Se basa en la reciprocidad mutua de amarse para beneficio de una relación que prospere y crezca en afinidad y aceptación mutua.

“Amar” implica aceptar al otro, tal cual es, con virtudes y defectos. Amar implica caminar con nuestras amistades y seres queridos en las alegrías y tristezas. Decir, “te amo” no se mide con palabras –se mide con hechos. Ya lo dijo alguien, “no es más grande el amor que se pregona a cada rato, sino el que se demuestra a diario.” Pienso que ese es el amor que Dios nos dejó legado en el ejemplo de su Hijo y el que toda persona debe intentar emular.

Reflexiones Pastorales
Oficina de Capellanía Universitaria


Publicado el: jueves, 2 de febrero de 2017 a las 2:43 pm

Nueva Maestría en Ciencias en Biología con especialidad en Biotecnología Molecular

DESCRIPCIÓN DEL PROGRAMA

La Maestría en Ciencias en Biología ofrece dos especialidades: Biotecnología Molecular y Ciencias Ambientales y Ecológicas.  El énfasis del Programa es presentar un currículo de naturaleza interdisciplinaria enfocado en el razonamiento científico para que los estudiantes puedan desempeñarse en el campo de la biología con aplicación a los aspectos moleculares de la biotecnología, a la ecología o a las ciencias ambientales.

El egresado de este programa podrá emitir juicios técnicos y científicos relacionados con su área de especialización y con aspectos generales de la biología. Obtendrá experiencia en el uso y aplicación de tecnologías disponibles para entender y contestar preguntas de índole científica. El programa fortalecerá los aspectos éticos dentro de la investigación y propiciará el desarrollo de un conocimiento integral de las ciencias biológicas sobre el que se fundamente la especialidad que el estudiante seleccione.

Acceder aquí para más detalles>>