lado right
Reflexión Pastoral - Rev. Pablo E. Rojas

Menú

Eventos y Actividades:

Publicado el: Martes, 21 de abril de 2015 a las 4:38 pm

Reflexión No. 1 La fe y la duda

Texto Bíblico Clave: “Porque me has visto has creído, le dijo Jesús, dichosos los que no han visto y sin embargo creen” (NVI -Juan 20:29).

oracion2En la vida debemos afrontar diversidad de situaciones. Unas alegres, otras, un tanto tristes. Todos en alguna medida hemos sido como Tomás. Hemos dudado. Ante situaciones adversas y de carácter frustrante nos hemos preguntado dónde está Dios. Sin embargo, la duda en cierto sentido no es negativa, pues es producto de nuestros propios temores. La duda se contrapone a la fe para poner la fe a prueba. De hecho, la misma “duda” fundamentada –a veces– en la incertidumbre de qué habrá de pasar nos empuja y conduce a reecontrarnos con Dios.

La duda nos hace buscar de la fe para recuperar la confianza perdida. Todos hemos dudado alguna vez y nuestras crisis, a veces, nos sumergen en la desesperanza que obstaculiza la posibilidad de ver a Dios en la tormenta. La fe no solo depende de la razón, aunque vital, depende de nuestra “confianza” (del latín fiducia) en el Dios de la Vida, que aunque aparentemente en silencio en ocasiones, Él está presente. Tomás necesitó ver para creer, pero Jesús nos invita a un camino de mayor arraigo a Él. Nos invita a caminar con Él aunque no le veamos.

No siempre hay que ver para creer. No creo que Tomás sea un ejemplo negativo a la fe de los cristianos. Históricamente, la Iglesia ha criticado la actitud de Tomás y lo ha presentado siempre como un ejemplo indebido a la fe. Tomás pregunta por derecho propio. Tomás representa nuestra propia humanidad y ambivalencia humana. Fragilidad que Juan (el autor del Evangelio) utiliza para motivar a su propia comunidad de fe a redescubrir que mientras más humanos somos mayor posibilidad de que nuestra espiritualidad sea más genuina. Es la manera que Juan utiliza para decirnos que Tomás es tan humano como nosotros. Es la forma que Juan utiliza para motivar a su comunidad de fe a salir del encierro por causa de la persecución (ver Jn. 20: 19) y los invita a salir a la vida y enfrentarla con todas sus tonalidades: alegrías y tristezas.

Hoy, como ayer el Cristo resucitado nos invita a salir de nuestros encierros (físicos y emocionales) y salir a la vida confiando que Dios nos acompaña en todo momento. Si dudas de la presencia de Dios en determinada situación, no te sientas mal. Es normal que ello ocurra. Sin embargo, no te quedes en la duda.

Trasciende la misma y comienza a buscar un propósito y sentido a dicha experiencia. Saca partido de tu crisis. Aunque parezca imposible, busca el sentido de esperanza detrás de ella. Sobretodo busca qué puedes aprender de tu propia crisis. Las crisis (del griego crinein) pueden convertirse en vivencias para crecer, fortalecernos como seres humanos y encontrar mayor sentido a la vida misma. Una cosa es cierta, si dejamos que Dios nos guíe y confiamos que Él está presente y con nosotros, aunque no le veamos, veremos la vida desde otra perspectiva. “…dichosos los que no han visto y sin embargo creen”.

Rev. Dr. Pablo E. Rojas Banuchi

Director de Oficina de Capellanía Universitaria

Resumen del Sermón expuesto en la Iglesia Presbiteriana “El Redentor” en Aguadilla

12 de abril de 2015 (1er Domingo después de Resurrección).


Los Comentarios están cerrados.