lado right
Reflexión Pastoral

Publicado el: Jueves, 31 de marzo de 2016 a las 8:54 am

Reflexión No. 10: “Después de resurrección… ¿qué debe ocurrir?”

ref10Texto Bíblico Clave: “…el sudario no estaba con las vendas sino enrollado en un lugar aparte” (Juan 20: 7b/NVI/1999).

…El color blanco distintivo en los paños litúrgicos, flores (lirios blancos), decoraciones alusivas al momento, etc. –son los elementos que vimos en los templos el domingo de resurrección. Y con mucha razón; los símbolos son importantes a toda la Tradición Cristiana. Por otro lado, el énfasis en el milagro de la resurrección fue un asunto planteado en todos los púlpitos de las diversas iglesias. Asunto obligatorio, obviamente. La resurrección es un asunto de fe (religioso) y no de índole científico. Y, desde dicha perspectiva debe atenderse y comprenderse.

No obstante, algunos puntos aclaratorios, que me parece, debemos aclarar en relación a la resurrección de Cristo. Al menos desde la fe cristiana.

1. La resurrección no es un mero acto cósmico de Dios para mostrarnos cuan grande es su poder. Dios no es un ególatra trascendental que anda por el cosmos buscando hacer alarde de su poder. Su poder y soberanía son para beneficio de todo lo creado en un sentido de cuidado y amor. Con la resurrección nace la iglesia y con ella -las Buenas Nuevas del Evangelio de Cristo. Aquel a quien la muerte no pudo vencer ha resucitado para que confiemos en sus promesas de amor y liberación de la muerte y del pecado. Esto es una afirmación bíblica y teológica. Sin embargo, más allá de ello, la resurrección es la invitación y llamado a seguir las huellas (práctica y enseñanzas) de Jesús para la conformación de un mundo mejor. La vida y obra de Jesús sugieren la posibilidad, búsqueda y desarrollo de una mejor sociedad.

2. La muerte es vencida para que los creyentes asuman una vida activa en “esperanza” frente a los desafíos del peregrinaje. Con la resurrección nace un nuevo orden y forma de vida. Una propuesta al desafío de las utopías. Es decir, si la sociedad postmoderna afirma el fracaso o dificultad para la re-estructuración de un mundo mejor; el cristianismo plantea la posibilidad de nuevo estilo de vida a la luz del evangelio. El anuncio de la resurrección apunta a la génesis de una mayor confianza en Dios. Aquel que levantó a Jesús de entre los muertos –es aquel que nos acompaña por la vida para asistirnos en los diversos procesos de la misma, ya sea en las alegrías o en las tristezas. Estar conscientes que el Cristo resucitado se hace real en cada una de nuestras situaciones es afirmar que su presencia de forma espiritual nos acompaña.

3. El Cristo resucitado seguirá en las acciones y misión de la iglesia y con aquellos que le aman y sirven. Jesús resucitó para seguir siendo: amigo, hermano, sanador, luchador por una cultura de paz y derechos humanos, para seguir promoviendo la justicia social, levantar al caído, etc. Jesús vive en cada persona que asume estos retos del evangelio. Allí donde se promueven estos valores, allí está el Reino de Dios y con ello el Cristo resucitado.

Muchos mensajes y sermones que se predicaron en Semana Santa se quedaron sólo en afirmar lo portentoso del evento y no lo que implica su significado y las grandes cosas que en nombre de Cristo podemos hacer.

La pregunta que debemos hacernos hoy son las siguientes: ¿Después del domingo de resurrección qué hacer? ¿cómo debe vivir el discipulado aquel que dice ser creyente? ¿cuáles son los valores cristianos que siguen la obra del Cristo resucitado? Estas preguntas son obligatorias después de la Semana Santa y el resto del año. De lo contrario, Semana Santa sólo fue un tiempo para “recordar” un evento…puro rito, vana espiritualidad.

Estimado amigo/a que crees en la realidad de la resurrección no te quedes ensimismado en el milagro. ¡Celébralo! Pero… camina, muévete hacia donde el milagro de la resurrección te quiere conducir. Después de resurrección somos llamados a transformar con “palabras y hechos” el mundo en que vivimos. Como afirma un himno, “los ángeles no son enviados a cambiar un mundo de dolor por un mundo de paz. Me ha tocado a mí hacerlo realidad, ayúdame Señor a hacer tu voluntad”.


Los comentarios están cerrados.